Ser un buen viajero no requiere demasiado esfuerzo, hoy te cuento en una breve infografía como con pequeños detalles podemos hacer una gran diferencia.

Para viajar no basta con simplemente comprar los pasajes, reservar el hotel y esperar a la fecha del viaje. Es bueno formar esa cultura de viajero con valores, después de todo cuanto mas viajamos, mas lugares y personas conocemos nos damos cuenta que el mundo es mucho mas amigable de lo que nos contaron.

Cuando viajamos nos movemos, y como ya lo dije en “Viajar con amigas” salimos de nuestra zona de confort, salir de esa comodidad nos predispone a valernos por nosotros mismos tanto para orientarnos en una ciudad a la que llegamos por primera vez, como para comunicarnos, buscar información y resolver cualquier imprevisto que pueda suceder.

Allá por el 2012 cuando me subí por primera vez a un avión, en la espera para los tramites de migración me encontré en una fila con gente de varias partes del mundo; Chinos, Americanos entre otros. Con el miedo de que el mundo es cruel y luego de observar a los pasajeros me di cuenta que el viajero frecuente tiene ciertos códigos o valores: es curioso, amable, busca conversación y el idioma no es una barrera que limite sus ganas de comunicarse. Ese fue el espíritu que vi es una pareja de unos 60años aprox ubicados atrás mio. El muy entusiasta y conversador y ella muy simpática.

De ahí es donde lo bueno prevalece y creo plenamente en que los viajeros debemos conservar ese espíritu, sociable, comprometido con el medio ambiente, predispuesto para ayudar desde como pasar la Metrocard en el subte de NYC o como llegar a la Catedral Porteña a pesar de no hablar portugués. En fin, podemos ser mucho mas que un simple turista o viajero

“Una actitud positiva atrae cosas buenas”

guia